¿Hombre o Niño?

Me he dado cuenta que uno de los problemas más grandes de nosotras las mujeres es que no sabemos diferenciar a un niño de un hombre, siendo esa una de las causas principales de las relaciones conflictivas y fracasadas. La combinación entre mujer y niño solo prospera cuando se trata de mamá e hijo PUNTO nunca más! Y si lo que quieres es una relación de pareja y no un hijo aléjate de los niños.  Así que les voy a dar 10 puntos para reconocer y poder diferenciar a un hombre de un niño.

man and kid

  1. La edad ni el dinero te hacen hombre. En la época de mis papás los niños se hacían hombres a los 20 años y hoy la edad ya no es garantía, así como hay hombres de 24, hay chavitos de 30.  Ser hombre es algo mucho más profundo que tener 30, un buen trabajo y coche del año. Ser hombre va de la mano de la responsabilidad y la madurez, de tener metas claras y hacer todo lo posible para alcanzarlas cada día.  Así que si nos encontramos a un individuo de 33 años que su vida gira alrededor de salir del antro, ALERTA ROJA es un niño.
  2. Si hace berrinches todo el tiempo, se queja de todo, quiere que le resuelvas la vida entera, demanda tu atención pensando que no tienes nada que hacer más que ver que necesita el nene. ES UN NIÑO. El hombre tiene tantas actividades como nosotras, y si nos marca es para algo importante o para decirnos algo bonito, hace planes donde los dos tenemos tiempos libre para disfrutarnos.
  3. No hay congruencia entre sus palabras y sus acciones. Si un hombre dice “te quiero”, lo demuestra, “te extraño” busca la forma de verte, “te veo el domingo”, desde el lunes ya está pensando a donde te va a llevar. Un niño dice “te quiero” pero es más hostil que un guardia inglés, dice “te extraño” pero no te busca en semanas, hace planes y te deja plantada.
  4. Los hombres saben que una mujer no se encuentra fácil y no nacen de los arboles (dato que las mujeres deberíamos de contemplar para saber lo cotizadas, buscadas y valiosas que somos), por lo tanto cuando la encuentran se dedican a no perderla. Un hombre no te dice “No te vayas” simplemente hace todo para que no te den ganas de irte nunca. Un niño se da cuenta de lo que vales hasta que te ve pérdida entonces decide sacar el charm masculino (el cual para hombre es una cualidad, no un arma secreta) para que regreses con millones de promesas falsas.
  5. Un hombre sabe que promesas hay muchas pero hombres de palabra pocos, así que cuando prometen cumplen, no hay más. Un niño no sabe diferencia entre una promesa y un comentario al aire, piensa que nuestro tiempo no es tan valioso como el suyo así que cancelan más que vuelos en época de lluvia y ni siquiera tienen la decencia de hablar para avisar o disculparse.
  6. Un hombre sabe que tú eres tan importante como lo es el, que hay un equilibrio y una equidad en todo momento, que él puede dar y recibir sin ningún tipo de estrategia. Un niño piensa que para tener el cariño de una mujer existen planes perfectos “para que se pique”,  aquí entra el cabrón (todas sabemos cómo es este plan y lo peor es que caemos), el fantasma (te habla toda la semana y desaparece dos días), el mediocre (medio lindo, medio mamón, medio tierno, medio… pendejo o pendejo y medio!).
  7. Un hombre es honesto, sabe que las relaciones no son un juego y así como pueden funcionar puede que no, así que sale contigo y en el momento que siente que algo no anda bien prefiere hablarlo y dejar todo claro, si sale con sus amigos te marca y te lo dice sin miedo a que te enojes, (sabe que si es honesto y las cosas fluyen va a tener una gran relación y en el caso de que no pase no importa). Un niño es miedoso y le da penita decirte que tiene a otra, que ya no le convences o que simplemente no hay química. Así que mágicamente desaparece de la faz de la tierra y nosotras mujeres nos quedamos con cara de what sacando todas nuestras inseguridades a flote (“¿y si no estoy tan buena como a él le gustan?”, “¿que hice mal?”, “seguro es porque no tengo boobs” “¿dije un comentario que no?, “tal vez fui muy linda y me sintió segura y perdió el interés”) ERROR el del problema es el, regálale unas vitaminas y un librito de superación personal porque mientras tu estas conquistando la cumbre de la autorrealización el cuate no ha podido resolver su problema edípico y sigue pidiéndole a su mami que le lave la ropita (aww).
  8. Un hombre sabe que un pedazo de carne submental es lo mismo que comprarse una muñeca inflable. Obviamente todos admiran la belleza femenina pero un hombre ya ha vivido y conocido lo suficiente; o tal vez no; pero sabe que la mujer no es ni un trofeo ni un objeto sexual, tener una mujer a su lado es una compañera, una confidente, un apoyo, una motivación para ser mejores, una familia en proceso; le gusta que la mujer que tiene al lado sea exitosa, inteligente, culta (una MUJER para un HOMBRE). Un niño cree que lo más importante es el cuerpo y la cara para presumirla con todos sus amigos y ser la envidia de todos sus compañeritos “¿ya viste el avión que se cena Juan todos los días?”.
  9. Un hombre JAMÁS compite con una mujer, al contrario reconoce sus fortalezas para el poder  ser mejor cada día y admira todo lo que ella tiene, valorándola y cuidándola por lo valiosa que es; un hombre sabe que su mujer es capaz y autosuficiente en todos los aspectos y con mayor razón la cuida; sabe que una relación es de dos por lo tanto hay un 50/50 en todo. Un niño NUNCA va a aceptar la superioridad de una mujer en ningún aspecto, tratando en todas las peleas tener la razón pues cree que eso lo hace más fuerte; un niño siempre busca el poder y las riendas de la relación.  No deja que sobresalga, diga su opinión o que presuma sus éxitos, él es el único que puede hablar y la sobaja hasta que piense que sin él no es nadie, para que no se vaya nunca.
  10. Un hombre si conoce a una mujer, sabe desde cómo hablarle (jamás usa insultos como tontita, bobita, etc.), sabe cómo tocarla, resolver un punto, sabe reconocer sus error y pedir perdón, sabe que una llamada a medio día vale más que unas flores en la noche como consuelo de su ausencia. Un niño no tiene ni remota idea de cómo tratar a una mujer, piensa que somos tan cursis, sentimentales y vacías que un regalito resuelve todo tipo de problemas, piensa que no nos damos cuenta y que nos hacen tontas, no sabe ni por donde tocar y hacernos sentir, el cuate ni alcanza el timbre (literal), solo busca su propio placer, no sabe hablar con nosotras y cuando siente que está perdiendo la batalla empieza a gritar o se da la vuelta dejándonos hablando solas o nos tiran de locas.

Así que ya sabemos, la próxima vez que veamos a un niño lo mandamos directito al kínder! o al menos que nuestro plan de vida sea terminar como Demi Moore (lo cual lo dudo).

Beso, A.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s