Sigo creyendo

150213-bleasdale-valentines-02.jpg

Sigo creyendo en la empatía, la conexión, el compañerismo y el amor a primera vista. Creo en la compasión, los besos y los abrazos que quitan el dolor. Sigo creyendo en los buenos deseos, en las buenas intensiones, la lealtad, la fidelidad y las buenas acciones. Creo en la gente que se preocupa, que cuida su planeta, que reciclan, separa la basura y no tira aceite a las coladeras.

Sigo creyendo en las madres que se preocupan por la crianza de sus hijos, que cuidan el contenido de caricaturas, videojuegos y libros. En los padres que participan en sus cuidados, que son personas significativas y de apego para los niños. Creo en aquellos que aún les dan tiempo y cariño, aquellos que todavía juegan al aire libre y priorizan a la familia.

Sigo creyendo en las segundas, terceras y cuartas oportunidades que cualquier personas necesite para crecer, cambiar y trascender. Creo en el perdón, en el olvido, en el amigo y en los lazos que nos mantienen unidos. Sigo creyendo en esa gente que se preocupa por los otros, que no coleccionan dinero y da a manos llenas.  Creo en el amor eterno, en el para siempre y por siempre. Creo en las promesas, en la magia y la generosidad desmesurada. En la paz, la tranquilidad y la esperanza.

haiti volunteer.jpg

Sigo creyendo en la gente que se cuestiona, que ve más allá, que busca y busca con el único propósito de trascender de verdad. Creo en los etiquetados como hippies, en los nómadas y peregrinos, en los veganos y vegetarianos, en el yoga, los maratones y triatlones, en la meditación que te regresa a casa, en la psicología, la pedagogía, los médicos sin fronteras los colegios que tratan a sus alumnos como personas y no como números.

Sigo creyendo en la vida, en la gente caminando sin miedo, en los parques y los abrazos generosos de la naturaleza. Creo en la bondad de la gente, en sus ganas de mejorar y la lucha incansable de amar cada vez más. Creo en la felicidad y el dolor de panza por una carcajada, en los cachetes entumidos por una eterna sonrisa y en las lagrimas por un buen chiste. Sigo creyendo en el bien desinteresado, en la ayuda de corazón, en el perdón, en la libertad bien intencionada, los sueños y en la ilusión.

Creo en la igualdad, en la existencia innecesaria de fronteras y religiones, en la sobriedad, la diversión sana, en la madurez y el crecimiento. Creo en los niños en su bondad natural y genuina que busca constantemente el amor y no la guerra.

love not war.jpg

Me niego a creer que los actos violentos de la humanidad nos definen, me niego a creer que el mundo se está cayendo en pedazos, me niego a concebir la idea qué eso que escandaliza, duele y parte corazones es mas fuerte que la bondad. Me rehuso a creer que son más ellos que nosotros. Me rehuso terminantemente a creer que soy presa del terrorismo, el odio y la represión. Me niego a creer que lo que mata es más fuerte que lo que vive, vibra y emana a diario amor, yo creo absolutamente en el amor.

No hay lagrima, desgracia o tristeza que por más dolor, me hagan perder la fe en el amor. Sigo creyendo en el amor, creo fervientemente en el amor. Creo que el amor es la fuerza que mantiene y salvará al mundo, no hay ataque que pueda opacar al amor. La violencia no se combate con más violencia, logremos que el amor sea el protagonista de nuestro planeta, hagamos notar al amor. Hoy mas que nunca sin minimizar los hechos devastadores debemos de maximizar los actos espontáneos de amor, no pierdo la esperanza de que el amor… nos hará libres.

¡Sigo creyendo que somos más, que podemos más!

A.

f0ea1bed8a8731aa2f273095d0cc0b38.jpg

Deseo que no lo pierdas

Santi:

Te deseo salud, amor, felicidad, un gran trabajo, que nunca te falte el sustento para lograr tus sueños, deseo que tengas las ganas de aprender, de visitar, de conocer. Deseo que siempre estés rodeado de amor, no deseo que no te equivoques pues se que es imposible sin embargo si deseo que logres sacar las mejores lecciones de cada uno de tus errores. Deseo que encuentres pasiones, que te encuentres a ti mismo, deseo que nadie te rompa el corazón y que nunca se lo rompas a nadie, deseo que juegues; juegues mucho; tanto que cuando crezcas cada que tengas oportunidad regreses a tu niño interno. Te deseo una vida llena de risas, de grandes experiencias. Deseo que viajes, que conozcas, que aprendas, que disfrutes este maravilloso lugar que algunos llaman tierra y yo deseo que mas que la disfrutes a ella, disfrutes tu estancia lo cual yo llamo camino.

Pido que logres tus propósitos, que nunca dudes de lo amado y especial que eres, deseo que vivas muchos años y cada uno de ellos llenos de momentos significativos. Deseo que vivas cada segundo a tope, deseo una larga vida llena de frutos y dichas.

Tengo mas de un millón de deseos para ti, mis deseos. Sin embargo caigo en cuenta que desear es el acto de pedir algo y cuando pides algo es por que sientes la necesidad de que falta algo. ¿Qué puedo pedir yo, a mi edad tan aferrada a esta vida tan humana, para una personita de escasos 4 meses que lo tiene todo?

¿Qué puedo pedir para el ser humano que me enseñó a mi lo que es la vida misma?

Santiago, realmente lo único que deseo es que a lo largo de tu vida conserves todo lo que ya tienes. Que no pierdas esa sonrisa, esas ganas de vivir y de aferrarte a la vida desde el primer instante en el que estuviste en la panza de tu mami, que sigas cambiando vidas y volteando corazones de una manera natural pues tú no lo sabes pero ya lo haces. Que mientras creces y durante tu infancia se explotan tus capacidades de asombrarte por todas las maravillas de este mundo, por mas constantes que se vuelvan nunca se conviertan en comunes para tus ojos. Que nada de lo que tienes ahorita se disminuya, porque hoy tú estas completo. Santi; hoy; tú lo tienes TODO y lo único que te deseo es que no lo pierdas.

Te ama, tu madrina

FullSizeRender 8.jpg