Puede que no

 

6098574462_734a729da6_b.jpg

Puede que todo salga cómo lo esperas, que tus sueños se cumplan, que lo imposible sea posible. Pero también puede que no. Puede que no te cases, que no encuentres al amor de tu vida, que no llegues a mañana. Puede que llegues a la cumbre del éxito, que te saques la lotería, que inventes el hilo negro, o puede que no.

Puede ser que encuentres a la primera, a la pareja de tu vida entera, pero puede que no y sea hasta la tercera, cuarta o quinta. Puede que tengas los hijos que esperas o puede ser que no o tengas que someterte a tratamientos.

Puede que necesites un doctorado para sentirte realizado o puede que no. Que sin estudios logres una carrera profesional pero también, puede que no. Puede que no encuentres trabajo, que te despidan o que no te den el aumento, o puede que si.

Puede que no tengas salud toda la vida, que te enfermes de alguna cosa rara, que seas de ese 1% que nadie cree que será o que todo lo que quieras no salga como lo esperabas. Puede que nunca necesites usar el seguro medico que pagas año con año, que nunca te tengas que exponer a ninguna cirugía o pisar un hospital, o puede que no.

explorarr.jpg

 

Y de igual manera puede que te toque presenciar un milagro, ser tú el milagro, salvar alguna vida, o dar vida, o puede que no.

La vida es una ruleta rusa llena de probabilidades, unas altas, otras más bajas. Suena negativista pero es realista saber que puede que no todo lo que queremos suceda.

Dejemos de frustrarnos al no lograr algo, de buscar culpables sobre los tropiezos, desfortuna o fracasos y de la misma manera sigamos soñando, sigamos buscando pues la esperanza motiva y los planes encaminan, pero nunca olvidemos que lo único que tenemos es el día a día, pues todos esperamos llegar a mañana pero… puede que no.

Puede que si pero puede que no, así que hazlo hoy

A.

africanamericancouplehappyhugsmilingjpg.jpg

Anuncios

Volar

narrativa-2-apeacefulniche-tumblr.jpg

 

Volar es saltar del nido, aventarte sin siquiera saber si serás capaz de extender las alas, volar no es de expertos, volar es de valientes pues es tener miedo y hacerlo con ello. Subir, bajar, sin planes ni casa, simplemente disfrutar lo que pasa.

Volar es salirte de la zona de confort, buscar que hay más allá, es perder el piso sin saber siquiera donde o cómo vas a aterrizar.

Hay quienes vuelan con mapa, otros que vuelan sin ruta, pero volar es de aventados, de aquellos que buscan la aventura. Volar es soltar, desprenderse por completo, es llegar a lo desconocido y poco a poco irlo volviendo conocido para una vez que lo conozcas una vez más te hayas ido.

Volar es ser de ninguna parte, no pertenecer a ningún sitio sin embargo identificarte con todos por algún motivo. Volar es desconectarte, entrar en modo avión para conectarte contigo mismo. Es desconocer para conocerte a ti, es ir mas allá para encontrarte a profundidad.

photo-1525723550961-7a8f846d6ba7.jpeg

Volar es viajar, experimentar, amar desde una percepción natural. Volar es olvidar, perdonar, cerrar ciclos al andar pues nunca sabes cuando vayas a regresar pero estas seguro de que hay cargas que no te vas a llevar.

Volar es llorar tanto al despegar como al aterrizar, por los que se quedan y por los que vendrán. Volar es estar en constante búsqueda, renunciar a lo que conoces y soltar las mil y un planificaciones. Volando dejas que te lleve el viento, te das cuenta de que no tienes nada y lo que vayas adquiriendo ya es ganancia. Volando te atreves a hacer todo aquello que la mente te detiene cuando está en tierra.

Volando ya no eres el mismo, eres libre, no hay rutas especificas; aunque si, aumenta el riesgo de caída; pero volando todo vale de por vida.

La magia del vuelo es que muy pocos logran hacerlo eterno así que tienes que aprender lo más que puedas durante el vuelo para que lo materialices al estar de vuelta en el terreno.

Vuela tan alto y tan lejos como puedas pues es desde arriba donde todo tiene más sentido y perspectiva.

A.

 

new_things109-2.jpg

 

Quiérete más

love person

Quiérete más, deja de juzgarte, de castigarte, de ser tu peor juez y tu constante verdugo. Quiérete más todas las mañanas cuando te veas al espejo, deja de compararte, de odiarte, pesarte, calificarte y querer constantemente cambiarte. Quiérete más, apláudete y cree en lo que haces, celebra tus triunfos y reconoce cada uno de tus logros. Perdónate, deja de reprocharte el pasado, lámete las heridas y da vuelta de página.

Atrévete a hacer eso que mueres de ganas pero te da miedo, compra los boletos para ese concierto, pide postre, cómete la última rebanada de pizza, súbete a ese avión, camina sin rumbo y habla con algún extraño, conoce mentes, lugares, libros, países. Abre tus horizontes, cuestiona tus creencias y desplaza tus fronteras. Quiérete más y por favor deja de preocuparte por el que dirán, vive para ti y por ti; lo que piensen los demás da igual; Quiérete hasta que te des cuenta que tú eres lo más preciado que tienes en esta vida.

Quiérete más e invierte tu tiempo en cosas que te enriquezcan por dentro, que te acerquen a tu ser natural, a tu humanidad. Date tiempo para ti, haz yoga, medita, ve a terapia, a un retiro, come sano y haz ejercicio, ámate tanto que se vea reflejado. Respétate, conoce tus límites, encuentra tu propio balance, diviértete y a la vez regálate el descanso necesario. Realiza cosas nuevas, busca una o mil pasiones, vive de eso y para eso. Se cálido contigo mismo y empieza por tratarte como quieres ser tratado.

tumblr_nt895xBdis1r2nunbo1_500.jpg

Quiérete más, deja de ver contenido vano, de desperdiciar tu tiempo en redes sociales vacías y charlas con amigos hablando de otras vidas. Júntate con pura gente que sume y aléjate de todas aquellas personas tóxicas, aprende a cerrar ciclos, renuncia a ese trabajo que no te gusta, deja de buscar a esa persona que no te corresponde, termina esa relación dañina o a aquella que es estable pero sabes que no tiene futuro.

Quiérete más, baila sin pena, súbele a la música, canta alto y come sin culpa. Ríete de ti, ama sin miedo y compártelo todo. Quiérete más y piérdele el miedo a lo que viene, confía en ti y en tu mente, deja atrás lo que ya fue ayer y no te preocupes de más por el mañana. Sonríele siempre a lo que venga, como venga.

Quiérete más y vive consciente, enamórate de ti, de la vida, de este momento. Comienza a disfrutar tu vida, pues si no lo haces tú nadie más lo hará.

street-photography

Selflove, A

 

 

Viajando

 

backpack trip
Viajando aprendes quién eres desde sitios de donde no eres. Viajando conoces algo más que solo lugares, viajando te conoces a ti, a tus compañeros de viaje, a desconocidos que se vuelven conocidos, al verdadero sentido de la vida. Si pones atención, viajando resaltan tus fortalezas y de la misma manera tus problemas cotidianos también hacen presencia. Viajando no te alejas; al contrario; viajando te acercas; a ti, a los demás, a la tierra y a tu propia humanidad.

Viajando no solo disfrutas de otros países y otras culturas, también comienzas a valorar al tuyo en esencia, ves cada una de sus riquezas. A su paso, viajando anhelas que no existieran fronteras, dejas tu nacionalidad en la maleta y te conviertes en un ciudadano de este planeta.  

Viajando te enamoras en días, conoces amigos en minutos, y creas una familia en semanas, dejas atrás miedos y prejuicios. Viajando conoces a otras mentes que mueven y transforman la tuya haciéndola más grande y más fuerte, abres tu mundo y tu perspectiva del mismo. Viajando cambias tus prioridades, dejas de coleccionar cosas y comienzas a recolectar momentos.

large.jpg

Viajando aprendes a darte el descanso necesario pero no abusando, a aceptar el dolor y malos ratos pero sin instalarte en ellos, pues viajando te das cuenta de que el tiempo se acaba y entiendes el verdadero significado de “lo que no hagas hoy ya no lo podrás hacer mañana”.  El tiempo es tan corto que vives el momento, no tienes prisa pero tampoco lo desperdicias.

 Viajando no te desconectas; al contrario; te conectas. Contigo, con tu ser natural y en esencia,  conectas de esa misma manera con el otro, te vuelves más paciente, más empático y más consciente. Viajar es amar, amar en esencia, amor puro e incondicional. Viajando amplias tus horizontes, tu perspectiva se extiende, te hace ver, renacer, apreciar una puesta de sol como si fuera la primera, vivir el momento en consciencia plena.

Viajando te das cuenta de que la vida se te va a acabar y no hay lecciones más grandes que las que aprendes al viajar. Así que viaja, viaja todo el tiempo y cada que puedas, viaja lejos, viaja cerca, viaja por poco o mucho tiempo ;que más da; viaja y ya. Por que aunque la gente piense que te estas escapando, mientras viajas te vas encontrando.

travel-photography-01Part-II.jpg

Vivir me enseñó a viajar y viajando aprendí a vivir.

A-

Me cansé de ser perfecta

 

Captura de pantalla 2017-05-13 a las 10.18.47.png

Me cansé de ser la más fuerte, la más sabia y la más feliz, me cansé de no llorar en público y hacerle creer a todos que mi vida no tenía problemas.

Me cansé de convencerme a mi misma que aquella historia que le vendía a todo el mundo se la creían, de las dietas eternas sin sentido ni trasfondo, de las selfies y sus 1000 intentos previos para que saliera la “buena”. Me cansé de siempre pensar en el outfit perfecto y traer el manicure fresco, de imitar a las demás, de hacer las cosas por que tocan y no porque realmente quiero o me hace sentido.

Me cansé de seguir estereotipos, modas y reglas tan antiguas como absurdas, de esperar a que me llamen o de callarme para que no me dejen, de sentirme afortunada porque alguien me eligió en vez de darme cuenta de lo suertuda que soy al sentirme plena y satisfecha conmigo misma. Me cansé de hacerle creer a alguien que ni siquiera creía en mi que yo era la mujer para él, me cansé de cambiar, de reinventarme para agradarle a alguien más.

Me cansé de videar, postear y reportar las 24 horas de mi vida; o más bien lo que quería que vieran de ella, lo bueno lo “envidiable”; de vivir por medio de una pantalla, de no tener malos días, malos ratos ni malas caras. Me cansé de preocuparme por los likes y el que dirán, de sentirme valiosa por el numero de personas que me “seguían”, me cansé del maquillaje, el photoshop y los filtros.

tumblr_static_tumblr_mm2vpwzmpc1s6ulo2o1_500.jpg

Me di por vencida con la amistades tóxicas y falsas, aquellas que sacaban lo peor de mi solo para sentir que encajaba, renuncié a las pláticas superficiales y las conversaciones de vidas ajenas, al los tiempos “ideales” marcados por una sociedad que ve hacia fuera en vez de hacia dentro.

Estoy exhausta de pretender que no pasa nada, que no me duele o no me molesta. Estoy sumamente agotada de no sentir, de no llorar, de no vivir, de ser fuerte cuando me duele, de no quejarme o no expresarme como se debe. Me cansé de los incongruentes roles de género y de las prohibiciones solo porque “debo ser una dama”.

Me cansé, me cansé de pretender quien no soy por el simple hecho de ser algo que no existe, pues lo que nos hace humanos es justamente los altibajos, los matices, las diferencias y los errores.

Me cansé de ser una muñeca, me cansé de ser perfecta.

651b9009fdec839e5713423b9ac066cd.jpg

love, A

Me quedo con todo

feather.jpg

Me quedo con 365 días más vividos, con cada una de las 8,760 horas, con los 525,600 minutos. Agradezco cada uno de los 31, 536,000 segundos corridos este año. No rechazo absolutamente nada, cada experiencia vivida fue no solo un aprendizaje sino un regalo para seguir creciendo. Cuando entendemos que el tiempo es una herramienta de crecimiento y que los errores son una oportunidad para ser mejores, entonces la vida comienza a cobrar sentido. 

Me quedo con todo, con lo bueno, con lo no tan bueno, con lo neutro y por supuesto que me quedo con lo malo. Me quedo con la lagrimas y los duelos, me quedo con la sanacion y la superación. Me quedo con los viajes y con cada uno de sus aprendizajes.
Me quedo con las risas y los dolores de las mismas. Me quedo con aquel corazón roto que aprendió a sanar en menos de un año, me quedo con el miedo, con aquella sacudida que desprendió de mi el amor incondicional, me quedo con las fracturas, con las consultas médicas, las resonancias y fisioterapias. Me quedo con la agonía y con aquella cirugía, me quedo con mis cicatrices mentales y corporales.

Me quedo con las nuevas y viejas personas, me quedo con el recuerdo de aquellos que se fueron y con los nuevos que llegaron para quedarse. Me quedo con el perdón y con la desepción, con las amistades recuperadas, con los amores de un rato, los frustrados y los olvidados. Me quedo con mi camino, con cada paso dado y kilómetro recorrido, con sus dolores, sus metáforas, sus familias, amigos y desconocidos.

experienceyourself.jpg

No dejo nada, no me arrepiento de nada, comienzo a darme cuenta de que la vida no es quien hace más ni quen deja más, la vida es quien se queda con más y para quedarte con más no hay otra manera más que quedarse con todo. Dejar de pasar de largo los hechos y sucesos, dejar de arrepentirse, y de recolectar cosas materiales que solo quitan espacio para quedarse con lo que es verdaderamente importante.

Me quedo con el crecimiento, con lo aprendido, con lo vivido. Somos un libro que no debemos de borrar, lo que debemos de hacer es quedarnos con todo y no dejar de redactar. Este año fuiste lo mejor que pudiste ser con las circunstancias vividas y las herramientas previamente obtenidas, así como eres, eres perfecto. No te peleés contigo mismo, quedate con todo y usalo para seguir creciendo.

Negar, olvidar o suprimir algo vivido seria rechazar el aprendizaje y el crecimiento que nos trajo el mismo.

Este y todos los años me quedo con todo. ¡Feliz año!

Andrea

a7cab37f83205e44c7871c8d195b26cd.jpg.png

Me moví con Ella

Captura de pantalla 2017-10-15 a las 10.43.30.png

Estabilidad, tranquilidad y paz eran las tres palabras que describían mi vida hace tan solo un mes. Llegué a etiquetarlo como mi mejor momento pues honestamente así me sentía. La vida es inesperada, me decían y lo sabia pero sentía que tenia todos los factores controlables bajo el brazo sin embargo una jugada la tierra me tenia.

Se movió, se movió tan fuerte que me sacudió todo por dentro, seria absurdo creer que un movimiento tan brusco no generó cambios de trasfondo.

Se movió y viví un miedo extraño el cual nunca antes había experimentado, me tardé días en descifrarlo hasta que por fin pude nombrarlo, miedo a morir. Se movió y no discriminó, las victimas fueron participes de una ruleta rusa donde solo la fortuna decidía quien se iba. “Pude haber sido yo”, la madre naturaleza no se fija en bondades ni clases sociales… Pude haber sido yo.

Yo, Él, Ella, mis papás, mis hermanos, primos, familiares o amigos. El miedo y la certeza de que el fin se asomó por la ventana nos paralizó y nos movió por completo.

Tras tan fuerte movimiento comencé a sentirme vulnerable. Con la tierra se movieron los afectos, el corazón y los instintos no entienden de rencores ni promesas. Un mensaje por medio de un intermediario para ver si esa persona a la que le prometiste olvidar estaba bien; sorpresivamente Él preguntaba lo mismo de regreso. Comencé a buscar amistades rechazadas, afectos olvidados, amores superados. Se movió y me hizo recordar, perdonar, extrañar y sobretodo amar. Se movió y deje detrás lo malo, el tiempo y los roces, mientras mi amor incondicional salía a flote.

Me arrebataron el control de las manos, no tuve otra opción más que soltar, dejar que pasara lo que tenia que pasar. Se movió tan fuerte que comencé a escuchar, escuchar las necesidades de los demás para empatizar y poder ayudar y al mismo tiempo a mi me volví a atención prestar. El movimiento irónicamente me regresó a mi centro, la meditación me abrazó en cada momento, tras meses de practica intermitente volví a mi tapete, inexplicablemente de un día a otro me volví nuevamente vegetariana y hoy puedo decir que mi cuerpo me lo pidió a mi y no yo a él como aquella vez.

Se movió la tierra y experimenté sin fin de cambios, negativos y positivos. Miedos, traumas y dolores, de igual manera logré ver una reacción humana que jamás imaginé. Tras el dolor vi unión, compasión, empatía y amor. Paralelamente la sacudida me reconectó con mi ser original, mi amor incondicional y mi humanidad.  Se movió la tierra y no volví a ser la misma.

Se movió la tierra y me moví con ella.

3052061-poster-p-1-how-solitude-can-change-your-brain-in-profound-ways.jpg

Ama, que no tenemos esta vida comprada. Da, que no te quedas con nada. Perdona, que nadie tiene la vida garantizada. Olvida, que los rencores no caben en esta vida. Vive, que no tenemos nada asegurado más que este día. Recuerda, que este camino solo tiene una ida.

A.

Conocí a alguien

19-couple-photography.preview.jpg

 

Conocí a alguien, es cierto que regresé acompañada. Al conocerle dejé de sentirme sola, me ha dado no sólo fuerza sino inspiración para seguir creciendo y caminando día a día. Alguien que no conoce de prisas, no se establece tiempos, no busca un patrón ni se fija teorías.

Conocí a alguien que no tiene miedo, que se quiere comer el mundo y no a puños, se lo quiere comer lento para saborearlo poco a poco pero a la vez no dejar una sola migaja en el plato. Alguien que no conoce de límites ni fronteras, una persona digna de llevar la palabra “soñador” bordada en la maleta.

Conocí a alguien que me hace reír, que me consuela en mis llantos y sobretodo me impulsa a seguir, a realmente vivir. Alguien que no conoce de roles, discriminación ni represión. Alguien que no tiene temor a vivir, llorar, equivocarse, sufrir ni sentir. Sus sueños no están escritos, se los va dando el viento, vive hoy, aquí y ahora. Se fija metas, ve hacia algún punto pero no deja que esa fijación le distraiga del paisaje del camino ni de frustrarse si llega a haber algún cambio en el recorrido.

Captura de pantalla 2017-08-27 a las 11.46.55.png

He conocido a alguien, alguien valiente, fuerte. Alguien que lucha y no lo hace solo por el capricho de conseguir lo que quiere sino para buscar y encontrar distintos matices de la naturaleza de esta vida.

Conocí a alguien maravilloso, alguien que no sabía que existía. Alguien que no juzga mi vida, mi pasado, mi cuerpo ni mi apariencia, alguien que no me critica ni mucho menos me reprime, alguien que me quiere como soy y no busca cambairme. Alguien que me ama, y cuando hablo de amor lo hago convencida de que su amor es meramente incondicional. Conocí a alguien que se que nunca me va a abandonar, alguien que su cálida mirada no hace otra cosa más que desearme paz.

Conocí a alguien, por fin conocí a ese alguien…

Me conocí a mi.

16_20160125224521_6835646_large.jpg

Conócete, A.

Sigo creyendo

150213-bleasdale-valentines-02.jpg

Sigo creyendo en la empatía, la conexión, el compañerismo y el amor a primera vista. Creo en la compasión, los besos y los abrazos que quitan el dolor. Sigo creyendo en los buenos deseos, en las buenas intensiones, la lealtad, la fidelidad y las buenas acciones. Creo en la gente que se preocupa, que cuida su planeta, que reciclan, separa la basura y no tira aceite a las coladeras.

Sigo creyendo en las madres que se preocupan por la crianza de sus hijos, que cuidan el contenido de caricaturas, videojuegos y libros. En los padres que participan en sus cuidados, que son personas significativas y de apego para los niños. Creo en aquellos que aún les dan tiempo y cariño, aquellos que todavía juegan al aire libre y priorizan a la familia.

Sigo creyendo en las segundas, terceras y cuartas oportunidades que cualquier personas necesite para crecer, cambiar y trascender. Creo en el perdón, en el olvido, en el amigo y en los lazos que nos mantienen unidos. Sigo creyendo en esa gente que se preocupa por los otros, que no coleccionan dinero y da a manos llenas.  Creo en el amor eterno, en el para siempre y por siempre. Creo en las promesas, en la magia y la generosidad desmesurada. En la paz, la tranquilidad y la esperanza.

haiti volunteer.jpg

Sigo creyendo en la gente que se cuestiona, que ve más allá, que busca y busca con el único propósito de trascender de verdad. Creo en los etiquetados como hippies, en los nómadas y peregrinos, en los veganos y vegetarianos, en el yoga, los maratones y triatlones, en la meditación que te regresa a casa, en la psicología, la pedagogía, los médicos sin fronteras los colegios que tratan a sus alumnos como personas y no como números.

Sigo creyendo en la vida, en la gente caminando sin miedo, en los parques y los abrazos generosos de la naturaleza. Creo en la bondad de la gente, en sus ganas de mejorar y la lucha incansable de amar cada vez más. Creo en la felicidad y el dolor de panza por una carcajada, en los cachetes entumidos por una eterna sonrisa y en las lagrimas por un buen chiste. Sigo creyendo en el bien desinteresado, en la ayuda de corazón, en el perdón, en la libertad bien intencionada, los sueños y en la ilusión.

Creo en la igualdad, en la existencia innecesaria de fronteras y religiones, en la sobriedad, la diversión sana, en la madurez y el crecimiento. Creo en los niños en su bondad natural y genuina que busca constantemente el amor y no la guerra.

love not war.jpg

Me niego a creer que los actos violentos de la humanidad nos definen, me niego a creer que el mundo se está cayendo en pedazos, me niego a concebir la idea qué eso que escandaliza, duele y parte corazones es mas fuerte que la bondad. Me rehuso a creer que son más ellos que nosotros. Me rehuso terminantemente a creer que soy presa del terrorismo, el odio y la represión. Me niego a creer que lo que mata es más fuerte que lo que vive, vibra y emana a diario amor, yo creo absolutamente en el amor.

No hay lagrima, desgracia o tristeza que por más dolor, me hagan perder la fe en el amor. Sigo creyendo en el amor, creo fervientemente en el amor. Creo que el amor es la fuerza que mantiene y salvará al mundo, no hay ataque que pueda opacar al amor. La violencia no se combate con más violencia, logremos que el amor sea el protagonista de nuestro planeta, hagamos notar al amor. Hoy mas que nunca sin minimizar los hechos devastadores debemos de maximizar los actos espontáneos de amor, no pierdo la esperanza de que el amor… nos hará libres.

¡Sigo creyendo que somos más, que podemos más!

A.

f0ea1bed8a8731aa2f273095d0cc0b38.jpg

Se feliz

mirror-mirror-840x581.jpg

Se feliz por las mañanas en cuanto abras lo ojos, sin esperar nada más en el día, se feliz solo por saber que sigues en esta vida. Se feliz con o sin café, desayunando un cereal o tu receta favorita. Se feliz cuando vayas al trabajo desde que estás manejando, se feliz cuando las adversidades se presenten y algunas te sobrepasen pero al final tú las traspases. Se feliz al llegar a casa, a esa paz tan esperada. Se feliz cuando duermas, en tus sueños y en tus noches eternas.

Se feliz sin necesidad de decirlo, haz que tu felicidad se note de una manera tan sutil que sea un hecho que viene desde dentro. Se feliz no de dientes para fuera, que todo lo que tú elijas que te rodé te traspasé y seas feliz desde lo más profundo de tu ser hacia fuera y de regreso.

Joel-Robinson-5.jpg

Se feliz, esa felicidad completa, aquella que no es perfecta pero es eterna. Se feliz por convicción no por elección, se feliz aunque la vida no emane felicidad a diario, se feliz por que tú así lo deseas, porque te lo mereces, porque te conoces y sabes que lo vales.

Se feliz con tus lecciones, se feliz entre aprendizajes, se feliz en los viajes y en las enfermedades.

Se feliz con tus pasiones, salidas y distracciones. Se feliz mientras subes y de esa misma manera se feliz cuando bajas. Se feliz en tus victorias y porqué no, también se feliz en tus derrotas, se feliz por todo lo que conlleva decir que lo intentaste no por el resultado de saber que lo lograste. Se feliz cuando estés concentrado o distraído, se feliz para ti y por ti y de esa manera harás feliz.

Se feliz, inmensamente feliz, no tengo más palabras para ti mas que:

“Se feliz, aunque ya no sea conmigo te deseo que seas muy feliz. Y yo de esa manera seré feliz por ti.”

A.

3e4c8657f778ce8eb89c166993617a89.jpg