Me moví con Ella

Captura de pantalla 2017-10-15 a las 10.43.30.png

Estabilidad, tranquilidad y paz eran las tres palabras que describían mi vida hace tan solo un mes. Llegué a etiquetarlo como mi mejor momento pues honestamente así me sentía. La vida es inesperada, me decían y lo sabia pero sentía que tenia todos los factores controlables bajo el brazo sin embargo una jugada la tierra me tenia.

Se movió, se movió tan fuerte que me sacudió todo por dentro, seria absurdo creer que un movimiento tan brusco no generó cambios de trasfondo.

Se movió y viví un miedo extraño el cual nunca antes había experimentado, me tardé días en descifrarlo hasta que por fin pude nombrarlo, miedo a morir. Se movió y no discriminó, las victimas fueron participes de una ruleta rusa donde solo la fortuna decidía quien se iba. “Pude haber sido yo”, la madre naturaleza no se fija en bondades ni clases sociales… Pude haber sido yo.

Yo, Él, Ella, mis papás, mis hermanos, primos, familiares o amigos. El miedo y la certeza de que el fin se asomó por la ventana nos paralizó y nos movió por completo.

Tras tan fuerte movimiento comencé a sentirme vulnerable. Con la tierra se movieron los afectos, el corazón y los instintos no entienden de rencores ni promesas. Un mensaje por medio de un intermediario para ver si esa persona a la que le prometiste olvidar estaba bien; sorpresivamente Él preguntaba lo mismo de regreso. Comencé a buscar amistades rechazadas, afectos olvidados, amores superados. Se movió y me hizo recordar, perdonar, extrañar y sobretodo amar. Se movió y deje detrás lo malo, el tiempo y los roces, mientras mi amor incondicional salía a flote.

Me arrebataron el control de las manos, no tuve otra opción más que soltar, dejar que pasara lo que tenia que pasar. Se movió tan fuerte que comencé a escuchar, escuchar las necesidades de los demás para empatizar y poder ayudar y al mismo tiempo a mi me volví a atención prestar. El movimiento irónicamente me regresó a mi centro, la meditación me abrazó en cada momento, tras meses de practica intermitente volví a mi tapete, inexplicablemente de un día a otro me volví nuevamente vegetariana y hoy puedo decir que mi cuerpo me lo pidió a mi y no yo a él como aquella vez.

Se movió la tierra y experimenté sin fin de cambios, negativos y positivos. Miedos, traumas y dolores, de igual manera logré ver una reacción humana que jamás imaginé. Tras el dolor vi unión, compasión, empatía y amor. Paralelamente la sacudida me reconectó con mi ser original, mi amor incondicional y mi humanidad.  Se movió la tierra y no volví a ser la misma.

Se movió la tierra y me moví con ella.

3052061-poster-p-1-how-solitude-can-change-your-brain-in-profound-ways.jpg

Ama, que no tenemos esta vida comprada. Da, que no te quedas con nada. Perdona, que nadie tiene la vida garantizada. Olvida, que los rencores no caben en esta vida. Vive, que no tenemos nada asegurado más que este día. Recuerda, que este camino solo tiene una ida.

A.

Tú eres el milagro

terremoto-mexico-19-septiembre-71-11.jpg

En medio del desastre y la desesperación todos coincidimos en el mismo punto, nos encontramos esperando un milagro, algo que nos aliente, que nos salve, que nos saque de esta pesadilla que minuto a minuto se convierte en realidad. Tú eres el milagro, si tú, sin saber el alcance, el tamaño o la magnitud que tenga una acción, eres el milagro.

Eres el milagro cuando en medio del tráfico tomas tu guitarra y dedicas una canción de coche a coche al ritmo de “stand by me” y sacas una sonrisa en ese par de mejillas donde lagrimas corrían. Eres el milagro cuando escribes del otro lado del mundo preocupándote por otra persona, cuando te vuelves interceptor entre dos amores olvidados o dos corazones aun no reconciliados, eres el milagro al brindar un abrazo. Eres el milagro informando, apoyando, recaudando, entregando o simplemente amando.

Eres el milagro rescatando en medio de los escombros, eres el milagro donando algo de tu closet,  yendo al súper y comprando provisiones. Eres el milagro haciendo un sándwich y entregando botellas de agua, depositando a una cuenta de banco, juntando las manos y orando o mandando luz y buenas intenciones para los más necesitados.

15058656454435.jpg

Tú eres el amor, la prosperidad y la calma, tú eres eso que alguien más está buscando. Hoy va más alla de esperar el milagro. Hoy, aquí y ahora tú eres el milagro. Tú tienes la capacidad de ser el milagro, conviértete en eso que te gustaría ver, da eso que te gustaría recibir.

México nos necesita más que nunca. Me es imposible estar gozando de salud, un techo firme, comida y una cama caliente sin abrir un llamado a compartirlo con alguien que lo requiere.  Es tiempo de dar, de no esperar cuantos vamos o cómo vamos, simplemente hazlo. Da, comparte, dona, aporta, ayuda, haz lo que puedas, genera un acto espontáneo de amor y se el milagro.

¡Tú eres el milagro!

¡Fuerza México!

A.

pepe_soho_00-660_0.jpg