El amor durante el camino, reflexión de una peregrina.

Julio 20, 2017

Camino  Frances a Santiago de Compostela

IMG_3463.JPG

Mucho había escrito acerca del amor, culpas, ilusiones, reproches y explicaciones. Sin embargo no fue hasta que lo viví cuando comencé a comprenderlo de verdad. Descubrí que ese amor de ilusiones, expectativas, deseos, eternas peticiones y ataduras no era amor. Hoy me doy cuenta que los celos, los miedos, la desconfianza y el control ya no van conmigo.

El amor es libre, es más de energías que de palabras. El amor es atemporal e ignora edades, nacionalidades y clases sociales.

El amor es infinito que no significa que está siempre presente de la manera en la que todos queremos en ese momento. El amor no se mide por las ganas de amar, Él simplemente está o no está. Cuando dejas atrás a un amor no tienes que bloquearlo o ignorarlo, simplemente debes de soltarlo. Estar consciente que tú seguiste caminando mientras Él mismo se va alejando, hablando de vez en cuando; o no; pero siempre al recordarle alegrarte.

Hoy más que nunca entiendo cómo son los amores en el camino, y lo principal es que en el amor siempre uno se queda con ganas de más. Vivir más, dar más, recibir más. Si te quedas satisfecho, lamento decirte que no era amor. Sin embargo esa falta de saciedad no está ligada al hecho de tenerte que quedar pues cuando las cosas no funcionan te debes marchar.

En el camino uno anda dejando atrás hubieras e ilusiones, historias y amores, que más que hacernos voltear nos hacen avanzar.

n-MINDFULNESS-BENEFITS-628x314.jpg

 

Te hice quedarte y te pedí que te quedaras un sin fin de veces y es aquí cuando digo; GRACIAS.

Gracias por haberte ido porque de no haberlo hecho no hubiera realizado este camino; que es mi gran metáfora de vida; como se hace, sola libre y sin ataduras. Al no tener que pensar en nadie más dejé que las cosas fluyeran de verdad, que entraran cuando tuvieran que entrar y se fueran cuando se debieran de marchar.

Contigo era tu relación, tu película y yo solo era parte del casting. Tú no buscabas una pareja, tú buscabas un personaje previamente creado el cual cubriera las expectativas de tu novela.

Yo no quiero ser la pieza final de un rompecabezas. Yo quiero armar el mío con la mitad de mis piezas, la mitad de las suyas y hacerlo juntos. Yo quiero amar, amar de verdad y para eso se debe de improvisar, pues la planeación limita, los ideales complican y sobretodo lastiman.

Así que gracias, gracias por seguir tu camino y abrirme la visión hacia el mío.

 

¡Buen camino!

changeyourmindset3.jpg

Bitácora de un peregrina

IMG_3209.JPG

No me volví peregrina porque me sentía perdida sin embargo en el camino encontré respuestas que jamás pensé que existían, durante él viaje tan dentro de mi que me descubrí en aspectos que no conocía.

En el camino no hay roles, estereotipos ni ningún tipo de juicio. Ahí eres tú y amas al otro por ser Él de la misma manera. No hay límites, nacionalidades ni fronteras, las lenguas no se vuelven una barrera. Ahí conoces; conoces de verdad; te dejas conocer, expones tus heridas, tus fracasos, tristezas y alegrías. Ahí eres quien siempre haz querido ser.

No caminé sola buscando ni esperando compañía pero al final conocí personas que se volvieron familia. La meta tampoco era reconciliarme con mi soledad sin embargo el camino me enseñó que nunca estás solo, que ahí donde más solo estás es cuando más acompañado te sientes. No solo estuve conmigo sino que con el tiempo el mismo camino puso a personas que ya eran parte de mi destino.

No hice el camino esperando algo de Él, lo recorrí sin darme cuenta que era Él quién recorrió cada centímetro de mi. El camino está lleno de metáforas, lecciones y corazones, el camino es el sitio donde todo mundo saca su ser natural, amor incondicional sin esperar nada a cambio, solo vivir de verdad. El camino es tanto y a la vez es indescriptible, es mágico, atemporal, ahí no hay edades, nacionalidades ni clases sociales. No hay tiempo ni distancia, no existen los días, los plazos ni las reglas. Ahí no hay prisas, no hay planes, hay vida.

IMG_3567.JPG

El propósito no era dejar en él mis problemas y de hecho así fue. El camino no absorbe lo malo, el camino es tan bondadoso que te da herramientas para afrontar todo tipo de adversidades, te enseña que los obstáculos existen pero no hay colina, tormenta o distancia que con fuerza y paciencia no puedas recorrer, el camino por si solo emana valentía, te empodera y te da vida.

No recorrí 218 km huyendo de mis miedos sin embargo en el camino a pesar de las adversidades y algunos temores te das cuenta que al ser tan libre el miedo se disipa pues no hay nada que esperar, nada que demostrar y sobretodo no hay nada que perder pues tampoco esperas ganar. El camino es vida, pura y misma. El camino está trazado pero el recorrido no está escrito, se hace el camino al andar.

No hice el camino de Santiago porque tenía el corazón roto, sin embargo mi corazón sanó de mil maneras. Sin duda después de él no soy la misma, hoy me siento más humana, más plena y sobre todo más llena de energía.

El camino me enseñó que hay dos vidas, la segunda empieza cuando descubres que solo tienes una.

¡Buen Camino!, A

IMG_4704.JPG

*Nota del autor: Después de 23 días vuelvo a casa, regreso tras haber hecho lo que ya sabia ;sin embargo me ha sorprendido en mil aspectos; el viaje de mi vida. Comencé el camino de Santiago después de un constante dolor de rodillas sin un diagnóstico claro, un esguince de segundo grado; fractura de los ligamentos del pie izquierdo; y mi corazón parcialmente en pedazos. Compré mi vuelo antes de la fractura de ligamentos y de corazón, tener algo planeado y enfrentarme a dichos obstáculos ha sido la prueba de fortaleza, empeño y rehabilitación más grande. Tras mucha paciencia, amor, una resonancia magnética, sin fin de sesiones de fisioterapia, constancia y perdón hoy mis ligamentos están mas fuertes que nunca, mi corazón ha sanado y he vuelto a usarlo, las rodillas ya ni siquiera recuerdo dónde me dolían. Durante mi camino no tuve secuelas de ningún tipo, ahí fui a sanar, a fortalecer y a reparar.

El camino ha sido la mejor experiencia de mi vida, inspiración y metáfora para el resto de mis días.