Me quedé conmigo

iorigins_1130_430_90_s_c1.jpg

Mucho he vivido tras tu partida, ha sido un proceso más largo de lo que esperaba, pero menos doloroso de lo que me imaginaba. Te fuiste, te despediste tantas veces que a veces siento que no te haz ido del todo. Anunciaste tu partida sutilmente como un cambio de estación el cual se va yendo poco a poco.

Cada adiós era más doloroso pero cada duelo era menos aparatoso, creo que ya sabia a lo que me exponía por lo tanto ya no me sorprendía. Cada vez te entendía más y sobretodo me conocía, sabía que era lo que exactamente sucedía aunque por más que entendía era todo lo contrario lo que mi corazón pedía.

Perdí una pareja pero gané reconocimiento, no de otros sino de mi misma, me he conocido de una manera que sin tu partida no hubiera conseguido. He logrado lo que creía imposible, he descubierto capacidades escondidas, explotado mis talentos, amarme desde dentro, satisfacer mis necesidades de manera personal sin esperar a alguien más. Aprendí a vivir la vida en medio de las adversidades, a planear y no planear; que más da; lo importante es disfrutar lo que está en este lugar.

tumblr_n4180mkrxn1t2l08no1_500.jpg

Corriste por ti y yo aprendí a verme a mi, a observarme en mi tristeza y de la misma manera admirar mi gran fortaleza, la capacidad que tengo de reinventar, de recapacitar y sobretodo de soltar. No solo resignarme al cambio, sino también vivirlo y en el camino disfrutarlo. De reír entre espacios y apreciar lo cotidiano. Aprendí a vivir lo que te toque no lo que escoges.

Te fuiste y te pienso aunque cada vez es menos. Te recuerdo aunque ya no me haces falta pues al irte por mas dolor, por mas difícil que ha sido no siento ningún vació. Descubrí que en el proceso de soltar se pierden muchas cosas, de tu pasado, ideas futuras, pero al final te encuentras a ti mismo.

Te fuiste y no me quedé sola, me quedé conmigo.

A-

independent.jpg

Estoy bien, pero estoy sin ti

bed-cozy-girl-photography-Favim.com-3194107.jpg

Estoy bien, lo juro. No tengo que decirlo para saberlo ni para que la gente me crea. Estoy bien y se nota, emano chispa al andar y fuerza al caminar, la gente me lo dice, yo lo reconozco mas allá del espejo, pues lo vivo y lo experimento. Estoy bien y me siento bien.

Jamás creí crecer a pasos agigantados desde el día en que nos dijimos adiós.

Nunca hubiera imaginado que después de un acto tan grande de valentía y tras tanto dolor iba a encontrar los frutos de los que ahora estoy disfrutando. Nunca pensé que al haber perdido algo tan importante el resultado hubiera sido haberme encontrado.

20afcb6efa0c5b5bd29368531d30f6be.jpg

Estoy bien, lo se. Hace mucho que mi supervivencia dejo de preocuparme, no solo estoy; no solo respiro; también vivo, he aprendido a disfrutar, a disfrutarme, a dar y sobretodo a darme: darme oportunidades, darme experiencias, darme la libertad de crecer y de conocer horizontes y nuevas capacidades, darme la oportunidad de conocerme, de retarme y reconocerme, de atribuirme a mi cada uno de mis cambios, de explotar y gozar de mis talentos, de escuchar mi voz interna y seguir mis instintos naturales. De sembrar mi esencia en cada uno de los matices de mi vida que para ser honesta son bastantes.

Vivo aquí, vivo ahora, trato de vivir mi día en conciencia plena, de no pensar en el ayer y no planear el mañana. Amo, doy, agradezco, sigo y me dejo seguir. Siento mi corazón, mi respiración, la energía de mis propias vibraciones. Me apego a las recetas y cada vez me doy cuenta de lo bien que me siento, de lo bien que me encuentro.

Sin embargo algo no me hace sentido, ¿Porqué teniéndolo “todo”, sabiendo que ando por el camino correcto, tengo la sensación de que algo me falta? ¿Porqué a pesar de que ya no te pienso con nostalgia siento que una fuerza me jala? Y es aquí cuando caigo en cuenta de que es lo que pasa: Que puedo vivir la vida sin ti, pero no es la misma vida. Pues estoy bien, pero estoy sin ti.

A

90s-aesthetic-art-black-white-Favim.com-3763918.jpg

Corté ¿Y ahora que sigue?

break up

Cuando cortamos todo mundo o nos felicita o casi casi nos dan el pésame pero a nadie se le ocurre advertirnos del difícil proceso al que estamos a punto de enfrentarnos. Si de por si andamos bien debiluchas, luego con semejantes sorpresas terminamos peor. Es por eso que mejor les dejo aquí una guía (pasos de mas, pasos de menos) por si estás pasando por ese proceso te des una idea de lo que viene.

Periodo Depresivo agudo: Es aquí cuando te preguntas que vas a hacer sin él, te recuerdas lo miserable que eres sin su presencia, lo incompleta que te has vuelto y se te van desde las ganas de comer y pararte de la cama hasta las ganas de vivir. Afortunadamente este periodo es corto aunque se presentan paulatinas recaídas durante el proceso.

Periodo de Candidatura presidencial: Aquí el susodicho igual que los candidatos a la presidencia lo empiezas a ver hasta en la sopa, vas al súper y ves su chocolate favorito, mientras manejas cruzas por el restaurante a donde te llevo en la primera cita, esa nube no tiene forma de nube es igualita a su perro (con todo y collar), crees encontrártelo en todos lados, hueles su loción hasta cuando pasas por la carnicería, curiosamente todo mundo se llama o apellida como él o algún miembro de su familia, cada rincón de tu casa te recuerda a un momento cuando estuviste con él y en conclusión tu vida la describes A.E y D.E (antes de él y después de él)

Periodo nostálgico: Este periodo dura de 1 día a varios meses y es cuando lloras y te acuerdas de lo maravillosa que era tu relación, lo perfecto que era el, lo bien que la pasaban, lo mucho que te hacía reír y todas las cosas buenas (durante este periodo no recordaras ni un solo defecto del susodicho)

Periodo de Desintoxicación: Es aquí donde empiezas a tomar ventaja, te acuerdas ahora si desde la razón por la que cortaron (infidelidad, rutina, cansancio), los inmaduros de sus amigos, la nefasta de su mamá, los berrinches que te hacía, todas sus quejas, las veces que te grito, cada una de las peleas y hasta la cicatriz que nunca le pudiste confesar el asco que te provocaba.

Periodo de la soltera feliz: En este periodo tu juras que eres Britney Spears y tus amigas se apellidan Lohan y Hilton (nadie te puede convencer de lo contrario). Te vuelves el alma de la fiesta, sales tanto que los cadeneros ya son tus mejores amigos y hasta te saludan de beso, tu lista de contactos aumenta a un 70% hombres, ligas al por mayor y te sientes una diosa por mandarlos por un tubo pues estas convencida de que no quieres una relación pues se acabaría la diversión #NotCool

Periodo del Lapsus Brutus: Estas en tu casa sola y aburrida, la cabeza te empieza a dar vueltas y te acuerdas de esas últimas palabras «Pero quedamos como amigos» aburrida = teléfono = amigos = EL. Así que cuando te das cuenta le estas marcando, justo cuando te estas rajando da tono (piensas: si le cuelgo va a ver la llamada perdida y va a pensar que soy una tonta), él contesta y cuando lo saludas el responde «quien habla?» (Bitch plis!!! Escuchaste esta voz por dos años y ahora resulta que ni la reconoces, te sabes de memoria hasta el teléfono de casa de mis abuelos y quieres que me crea que no reconoces mi numero) #ArdidaModeON es ahí cuando sacas a la sarcástica que llevas dentro y le platicas lo feliz y perfecta que es tu vida sin él hasta que terminan colgando y te das cuenta de dos cosas: 1.- El ex nunca jamás va a ser tu amigo, 2.- marcarle es el peor error que pudiste haber hecho en ese momento.

Periodo Stalker: Es ahí cuando te acuerdas de su existencia y te das cuenta de todo el tiempo que ha pasado (y sobreviviste a su ausencia), así que decides echar un «ligero» vistazo a Facebook para ver que ha sido de su vida. Esperando verlo demacrado, infeliz, sin amigos y desdichado te encuentras con que el desgraciado YA TIENE NOVIA! Y te dices a ti misma: » Nadie sabe lo que tiene, hasta que lo deja ir….. Y se lo gana otra».

Periodo de Regresión: Aquí como en cualquier enfermedad tenemos recaídas y la mala noticia llega, «crees» que lo extrañas, la buena noticia es que NO my friend, no lo extrañas a él, extrañas la relación (el cine, las palabras bonitas, poder desahogar tus periodos hormonales con alguien, que te lleven a comer, que pasen por ti, que tu mamá te deje salir a todos lados porque ibas con él, los viajes, las canciones, risas, los chocolates, el vino).

Una vez que te libras de este proceso, empiezas a encontrar poco a poco el equilibrio. Donde habrá otros amores, tal vez muchos tal vez pocos, algunos largos otros de una noche pero lo más importante es que continuas con tu maravillosa vida sin Él.

A.A