Miedo a la solteria o a la soledad

Alguna vez se han preguntado en que momento convertimos sinónimos o peor aún fusionamos los términos soltería y soledad?, yo tampoco y justo hoy me di cuenta #MasValeTardeQueNunca. Y claro descubrí otro (si otro) problema de nosotras las mujeres, pero a todo error una solución, y todo fuera como regresar a nuestras bases gramaticales y modificar ese pequeño detalle para que nuestro cerebro deje de afligirse y mandar hormonas y sentimientos a donde no se les llama.

20140403-202838.jpg

Soledad.
(Del lat. solĭtas, -ātis).
1. f. Carencia voluntaria o involuntaria de compañía.

Sola.
(Del lat. solus).
1. adj. Único en su especie.
2. adj. Que está sin otra cosa o que se mira separado de ella.
3. adj. Sin compañía.
4. adj. Que no tiene quien le ampare, socorra o consuele en sus necesidades o aflicciones.
5. m. (Ya que estas no son clases de baile lo podemos descartar).

Hasta aquí hay que resaltar
1.- Al menos que seas un rinoceronte en peligro de extinción, no eres único en tu especie.
2.- Si no tienes quien te ampare, socorra o consuele en tus necesidades o aflicciones, no necesitas novio, necesitas ir al club de los optimistas YA)

Soltería.
1. f. Estado de soltero.

Soltera.
(Del lat. solitarĭus).
1. adj. Que no está casado. U. t. c. s. (O en otro caso con pareja sentimental)
2. adj. p. us. Suelto o libre.

Estar soltera TAMPOCO es sinónimo de libertina ni de puta. Es estar soltera y nada más, eso no quiere decir que estás buscando o arrastrándote en las banquetas y mucho menos que eres desdichada por no tener la compañía de una pareja. Simplemente compartes tu vida con muchas otras personas dejando en obviedad que NO estas sola.

Después de extraer estas definiciones cortesía de la Real Academia Española me sorprendí al NO encontrar ni la más mínima similitud ni relación entre un concepto y otro.

Y ahora que ya los separamos, la pregunta es ¿Tu a que le tienes miedo, a la soledad o a la soltería?

A.A

La cruda verdad de la soltería

sigle ladies

Ni todo es miel sobre hojuelas ni es un infierno, para los que ya lo vivimos y lo volveremos a vivir o las que nunca han pasado por estos momentos. Aquí está la verdad de la soltería.
Una vez que pasamos por el doloroso proceso after him las cosas no terminan viene oooootro proceso, easy, este afortunadamente no es tan bipolar, bueno la verdad si, también es muuuy bipolar pero es más divertido #TrustMe (Hope So).

Finally Living: Después de sufrirle un rato te das cuenta de todas esas cosas que descuidaste por tener novio, desde tus amigas hasta pintarte las uñas. Disfrutas al máximo poder quedarte los fines en tu cama y no tener que arreglarte para ir a comer, te das el lujo de engordar y no rasurarte en una semana o de salir en fachas porque sabes que la probabilidad de verlo después ya no existe.

Goddess of the club: Es cuando sacas todas las técnicas ligadoras del cajón y empiezas a ponerlas en práctica, descubriendo lo poderosa y deseable que eres. Te das cuenta de lo mucho que extrañabas a tus amigas y lo bonito que se sienten lo piropos y los levantones de ego. Por lo que no tienes ni el más mínimo interés en volver a una relación ahorita.

Tasting: Durante este tiempo pones a prueba tus límites y alcances así como quieres conocer diferentes cosas. La palabra «Free» llega a pasar por tu mente y el hecho de tener 5 conversaciones abiertas con individuos del sexo masculino al mismo tiempo y salir con varios (informalmente o también formalmente #CadaQuienSusCubas) te parece divertido y una buena idea. Es aquí donde también sacas el Fem Power y apoyas más que nunca a la igualdad de género defendiendo la idea de que las mujeres pueden hacer con su vida y su cuerpo lo que quieran sin ser juzgadas igual que los hombres.

Love hater: Crees en la teoría de que el amor no existe, todos los hombres son iguales y si hay alguno diferente es gay o cura. Odias ver a gente enamorada y el 14 de febrero es como el #13 en los elevadores gringos (no existe). Te dan repele todas las parejas y si son cursis más. Catalogas al amor como una verdadera pérdida de tiempo.

Hunting: Después de las etapas anteriores como que medio se te empieza a medio antojar un novio, y entre que sí y que no, decides ir en la búsqueda, pero como no piensas sacrificar tu felicidad por algo que ni siquiera estas segura, decides que la mejor idea es buscarlo en el antro. Gran error, pues nunca te detienes a pensar que el 95% de los hombres en un antro va a tomar con sus amigos o a buscar un one night stand no una novia (el otro 5% tiene, novia, es gay o trabaja ahí).

Fail note: Cada que te presentaban a un hombre los primeros 5 minutos sacabas tu boyfriend material list donde hacías check a las cualidades del candidato para que posteriormente hicieras una valoración, para que finalmente no diera el ancho del personaje ofrecido. Peeeeero escasamente llega uno que otro susodicho los cuales no tenían mucho check en su valoración pero decidiste darles una oportunidad y después de un par de mágicos meses zuuumbale «Tengo mucho trabajo, no tengo tiempo para ti» «Me encantas pero mi carrera es mi prioridad» «Eres bellísima en todos los sentido pero prefiero mi desmadre» #PeroSiPasasteElExamen #SabesLoQueEsEso #TodaviaQueTeHagoElFavor #FckYouAll

Mrs lonely: Después de tantas noches de cacería sin éxito te empiezas a frustrar, has pasado tu teléfono al mayoreo (empiezas a contemplar a la sección amarilla una opción) lo máximo que has conseguido es una ida al cine y pasas más tiempo tratándote de quitar de encima al cuate que insiste en darte un beso, que viendo la película. Ya aplicaste todas las estrategias conocidas (la cabrona, la divertida, la mocha, la culta, la hippie, la fresh, etc) y sigues sin obtener los resultados deseados y aunque estés en los 20’s y en el clímax de tu juventud ya te pusiste la etiqueta de quedada, juras que el amor no es para ti y empiezas a hacer la lista de los nombres para tus gatos.

Resignation: Entras a una etapa zen donde estas convencida de que lo que es para ti aunque te quites y lo que no aunque te pongas, que no salgas a buscarlo pues el solo llegara en el momento indicado. Empiezas a conocerte a ti misma pues sabes que es la mejor manera de poder conocerlo a Él después y saber realmente lo que quieres. Te disfrutas de una manera impresionante, empiezas a poner tu carrera y tu futuro en primer lugar y haces planes para viajar, descubrir y conocerte más cada día, sabiendo quien eres y lo que te mereces, perdiendo todo miedo a estar sola siendo feliz con lo que tienes sin la necesidad de buscar nada más.

Murphy’s Law: Ya que estas relajada, feliz y sin ganas de querer una relación porque nadie te convence realmente, prefieres esperar al bueno que andar de conformista además de que ya no está dentro de tus planes a futuro tener novio, #Poooom los hombres y las propuestas empiezan a abundar, mágicamente tienes un pegue bárbaro, los del antro no solo te tiran la onda sino que te piden tu teléfono y te marcan diario, el cuate por el que morías el año pasado y te dijo «Ahorita no tengo tiempo para ti» ahora resulta que ya tiene tiempo y no quiere con nadie más que contigo, o tu crush de la adolescencia ya despertó y resulta que le gustas y cuando te das cuenta ya tienes una lista de hombres que sabes que quieren serio contigo pero lamentablemente para ellos tú ya no estas disponible, y no porque tengas novio, sino porque no quieres uno.

Love, Andy

Corté ¿Y ahora que sigue?

break up

Cuando cortamos todo mundo o nos felicita o casi casi nos dan el pésame pero a nadie se le ocurre advertirnos del difícil proceso al que estamos a punto de enfrentarnos. Si de por si andamos bien debiluchas, luego con semejantes sorpresas terminamos peor. Es por eso que mejor les dejo aquí una guía (pasos de mas, pasos de menos) por si estás pasando por ese proceso te des una idea de lo que viene.

Periodo Depresivo agudo: Es aquí cuando te preguntas que vas a hacer sin él, te recuerdas lo miserable que eres sin su presencia, lo incompleta que te has vuelto y se te van desde las ganas de comer y pararte de la cama hasta las ganas de vivir. Afortunadamente este periodo es corto aunque se presentan paulatinas recaídas durante el proceso.

Periodo de Candidatura presidencial: Aquí el susodicho igual que los candidatos a la presidencia lo empiezas a ver hasta en la sopa, vas al súper y ves su chocolate favorito, mientras manejas cruzas por el restaurante a donde te llevo en la primera cita, esa nube no tiene forma de nube es igualita a su perro (con todo y collar), crees encontrártelo en todos lados, hueles su loción hasta cuando pasas por la carnicería, curiosamente todo mundo se llama o apellida como él o algún miembro de su familia, cada rincón de tu casa te recuerda a un momento cuando estuviste con él y en conclusión tu vida la describes A.E y D.E (antes de él y después de él)

Periodo nostálgico: Este periodo dura de 1 día a varios meses y es cuando lloras y te acuerdas de lo maravillosa que era tu relación, lo perfecto que era el, lo bien que la pasaban, lo mucho que te hacía reír y todas las cosas buenas (durante este periodo no recordaras ni un solo defecto del susodicho)

Periodo de Desintoxicación: Es aquí donde empiezas a tomar ventaja, te acuerdas ahora si desde la razón por la que cortaron (infidelidad, rutina, cansancio), los inmaduros de sus amigos, la nefasta de su mamá, los berrinches que te hacía, todas sus quejas, las veces que te grito, cada una de las peleas y hasta la cicatriz que nunca le pudiste confesar el asco que te provocaba.

Periodo de la soltera feliz: En este periodo tu juras que eres Britney Spears y tus amigas se apellidan Lohan y Hilton (nadie te puede convencer de lo contrario). Te vuelves el alma de la fiesta, sales tanto que los cadeneros ya son tus mejores amigos y hasta te saludan de beso, tu lista de contactos aumenta a un 70% hombres, ligas al por mayor y te sientes una diosa por mandarlos por un tubo pues estas convencida de que no quieres una relación pues se acabaría la diversión #NotCool

Periodo del Lapsus Brutus: Estas en tu casa sola y aburrida, la cabeza te empieza a dar vueltas y te acuerdas de esas últimas palabras «Pero quedamos como amigos» aburrida = teléfono = amigos = EL. Así que cuando te das cuenta le estas marcando, justo cuando te estas rajando da tono (piensas: si le cuelgo va a ver la llamada perdida y va a pensar que soy una tonta), él contesta y cuando lo saludas el responde «quien habla?» (Bitch plis!!! Escuchaste esta voz por dos años y ahora resulta que ni la reconoces, te sabes de memoria hasta el teléfono de casa de mis abuelos y quieres que me crea que no reconoces mi numero) #ArdidaModeON es ahí cuando sacas a la sarcástica que llevas dentro y le platicas lo feliz y perfecta que es tu vida sin él hasta que terminan colgando y te das cuenta de dos cosas: 1.- El ex nunca jamás va a ser tu amigo, 2.- marcarle es el peor error que pudiste haber hecho en ese momento.

Periodo Stalker: Es ahí cuando te acuerdas de su existencia y te das cuenta de todo el tiempo que ha pasado (y sobreviviste a su ausencia), así que decides echar un «ligero» vistazo a Facebook para ver que ha sido de su vida. Esperando verlo demacrado, infeliz, sin amigos y desdichado te encuentras con que el desgraciado YA TIENE NOVIA! Y te dices a ti misma: » Nadie sabe lo que tiene, hasta que lo deja ir….. Y se lo gana otra».

Periodo de Regresión: Aquí como en cualquier enfermedad tenemos recaídas y la mala noticia llega, «crees» que lo extrañas, la buena noticia es que NO my friend, no lo extrañas a él, extrañas la relación (el cine, las palabras bonitas, poder desahogar tus periodos hormonales con alguien, que te lleven a comer, que pasen por ti, que tu mamá te deje salir a todos lados porque ibas con él, los viajes, las canciones, risas, los chocolates, el vino).

Una vez que te libras de este proceso, empiezas a encontrar poco a poco el equilibrio. Donde habrá otros amores, tal vez muchos tal vez pocos, algunos largos otros de una noche pero lo más importante es que continuas con tu maravillosa vida sin Él.

A.A